Caos: Solución a medias

Temprano en la mañana, el gobierno le dió dos opciones a aquellos que estuvieran bloqueando las calles: O se mueven, o los arrestamos.

La constitución política de Costa Rica establece la libertad de movimiento dentro del país, y los huelguistas estaban violentando esta libertad. Es más, la ley dice que las calles solo pueden utilizarse para la movilización de personas y medios de transporte, y que es responsabilidad del gobierno asegurarlas esta libertad de movilización (no creo que esas sean las palabras exactas, no soy abogado, pero esa es la idea).

Se tuvo que arrestar a gran cantidad de personas, pero al fin se volvió es restablecer la circulación por nuestras calles.

Jugando de abogado del diablo, al presidente le crecieron los huevos muy tarde. Esto tenía que haberse hecho desde el principio, cuando todo estaba empezando y la gente no se había solidarizado con este movimiento, y no dos días después, cuando la gente no ve a los huelgistas como infractores de la ley, sino como personas luchando por su país. Ahora todas las asociaciones y sindicatos estan llamando a sus miembros a la huelga.

Al final de cuentas, tuvieron que soltar a las personas que habían detenido, aunque ahora ellos tienen que pasar por las molestias de recuperar sus vehílos y reparar los daños ocasionados por el enfrentamiento con la fuerza pública.

Los bloqueos son intermitentes, por lo general se disuelven al llegar oficiales de tránsito, pero lo que estan usando ahora, especialmente los taxistas, es el «tortuguismo», que consiste en manejar muy muy despacio. Técnicamente, no están bloqueando las calles, pero muchos carros manejando muy despacio y dando varias vueltas a las rotondas tienen una muy buena posibilidad de crear presas.

Deje un mensaje