Clases de dibujo

Lamentablemente, cuando era niño, aunque algunos dirán que todavía tengo algo de niño (que viva el niño que todos llevamos dentro!), no desarrollé mi lado artístico.

Aunque si logré estar en el Conservatorio Castella, definitivamente no era mi tiempo para dedicarme a las artes. En aquellos entonces, lo mío era lo tecnológico y científico, y como prueba de esto, apenas duré un año en el Castella (por cierto, se pronuncia Castella, no Castela). Yo prefería desarmar cualquier cosa que tuviera que ver con electricidad, a tomar clases de teatro, danza o violín.

Me imagino que después de alrededor de 15 años de pelearme con tecnología, me llegué a cansar. Igual me gusta mi trabajo, pero ya no es la misma fascinación que tenía antes, cuando me podía quedar hasta las 4 de la mañana probando cosas en mi computadora; ahora solo utilizo la computadora de la casa para guardar las fotos desde mi cámara fotográfica.

Con la fotografía llegué a descubrir un lado que creí inexistente de mi personalidad: el lado artístico. Me encanta poder describir un momento con una imágen, que la gente lo vea no como ellos se lo imaginan, sino que lo vean a como yo lo ví, y de ahí en adelante que lo interpreten como quieran.

Intentando recordar aquellos tiempos cuando tuve la oportunidad de explotar mi lado artístico, pero simplemente no era el momento ni el lugar adecuado, si hay algo que puedo recordar que me gustara: el dibujo. Aunque por estar pensando en la radio-grabadora que tenía medio desarmada en mi casa no le prestaba mucha dedicación, la verdad es que no era tan malo dibujando, especialmente si se considera que no había recibido ningún tipo de instrucción.

El otro día estaba instalándo en la computadora de Chico un programa para manipular imágenes, y después de enseñarle las utilidades básicas del programa para que después el pudiera seguir por aprendiendo por su cuenta, Chico me dijo que el notaba una cierta inclinación de mi parte hacia el dibujo y se ofreció a darme clases.

Ayer fué mi primera clase de dibujo con Chico, y con MUCHA ayuda, logré hacer un dibujo que a decir verdad no quedó tan mal. Claro, mi palabra no debería ser una buena medida de la calidad del dibujo, después de todo, ningún carnicero habla mal de su carne.

3 Respuestas to “Clases de dibujo”

  1. Arturex Says:

    Pues la verdad es que si uno no se echa flores entonces quien.. ademas de que uno es el primero que tiene que desligarse sentimentalmente del trabajo de uno por un rato y tratar de ser el peor (o mejor depende del punto de vista) critico de su propio trabajo para aprender a valorar, despues de todo no vamos hablar del trabajo del compita del al lado si no hablo del mio primero.

  2. Arturex Says:

    por cierto.. cris que se mejore!!

  3. pulpus Says:

    esooooo crissss!!!!

    asi se hace!

Deje un mensaje