Malditos huecos de nuestras calles

Hoy cuando venía para el trabajo, tuve que pasar por el centro de Heredia, y por lo tanto salirme de la ruta que siempre tomo, lo cual fue una verdadera prueba para la resistencia de mi moto.

Saliendo de Tibás me fuí en dos huecos, que no había manera de quitárselos. Uno de los dos, era una zanja de lado a lado de la calle, sin podersela quitar, y el otro era en realidad un montón de huecos que iban de lado a lado de la calle también, por lo menos siendo más flexible ya que daba la oportunidad de escoger en cuál de todos los huecos me quería ir, aunque todos estaban igual de profundos.

El pundo es que las llantas y los aros de mi moto, hoy fueron puestas a prueba, y fue una prueba dura, pero hasta el momento se pasó con excelentes resultados. Claro, todavía no he salido a ver mi moto desde que llegué al trabajo, espero no llegar al parqueo y verla desinflada.

A veces me gustaría preguntar que hace el gobierno con toda la plata que pago de marchamo, pero inmediatamente lo pienso mejor, y llegó a la conclusión de que es mejor no preguntar nada, ya que me daría mucha cólera saber en que se la gastan nuestros gobernantes. Eso sí, tenga por seguro, don Javier Chaves Bolaños (ministro de obras públicas y transportes), usted podrá gastar la plata que me obligan a darle como quiera, pero hoy yo me acordé de su mamá.

13 Respuestas to “Malditos huecos de nuestras calles”

  1. pulpus Says:

    uno muy inocente…

    y por que te acordastes de su mama???

    hehehehe

  2. Rafa Says:

    Me gustaria dejar en claro q todos los gobiernos son igual d corruptos y aparte nadie t pregunto q mierda le pasó a tu moto, aparte para eso estan los amortiguadores pedazo d trolo no seas afeminado y aguantate

Deje un mensaje