Sin gasolina, en moto

El domingo me fuí de paseo con Cooldtec y Jéssica (amiga de Cooldtec). Fuimos a desayunar a «El Mirador», en Naranjo, y a la venida en lugar de venirnos por la pista, nos fuimos por la calle vieja que sale a Grecia por Sarchí.

Antes de Grecia, tuvimos que hacer una parada en la gasolinera para que Orlando pudiera recargar y ver que tan mojados estaban Jéssica y Cooldtec, ya que Jéssica no llevaba ropa para lluvia y Cooldtec solo una Jacket impermeable. Como mi moto no tiene un indicador de gasolina, sino que solo se le enciende una luz cuando está en la reserva, yo no recargué porque no había usado mucho la moto.

Al salir a Grecia, decidimos devolvernos a Naranjo para comer unos helados con natilla de los que Cooldtec venía hablando desde hace rato, pero al llegar al peaje de Naranjo nos devolvimos porque parecía que ya iba a empezar a llover, Jéssica no andaba ropa para lluvia, y justo mientras dabamos la vuelta por el peaje, se encendío la luz de la gasolina.

El problema es que al devolvernos, decidí darle gusto a Jéssica, que desde hace rato quería que usara el motor de la moto, y se venía quejando sobre manejar tan despacio en una pistera. Yo ya había manejado desde Palmares hasta San José con la reserva, que es más largo que Naranjo a San José, pero al manejar más rápido la moto gasta más gasolina, y yo no tomé esto en cuenta. Al final de cuentas íbamos para la casa de Jéssica, mi plan era acompañarlos a la casa de Jéssica, y al devolvernos parar en la primera gasolinera que vieramos, y unos 500 metros antes de la casa de Jéssica me quedé sin gasolina.

Por lo menos puedo rajar que fui remolcado, en moto, por otra moto, Y Cooldtec puede rajar que ya remolcó otra moto con la de él. Lo que hicimos para llegar más rápido a la gasolinera era que Jéssica me daba el brazo y usabamos la moto de Cooldtec para remolcar la mía, y aunque tiene la palabra «accidente» escrito por todo lado, llegamos rápido a la gasolinera, donde llené el tanque para después ir a la casa de Jéssica y Nela a tomar café con frijolitos molidos arreglados y secarnos un poco después de la mojada.

Tres cosas buenas salieron del paseo:

  • Un lindo paseo.
  • Aprender que al calcular el consumo de gasolina, se debe tomar en cuenta la velodidad del motor. ( + revoluciones = + gasolina, o + revoluciones = – kilómetros antes de quedarse varado)
  • Dos nuevas amigas, ya que Nela se apuntó al próximo paseo, a pesar de que le tiene pavor a las motos.

Deje un mensaje