De mí para mí

Con respecto a la chicha que me llevé el otro día buscando televisor, la verdad es que al final de cuentas me cansé. No pienso pagar un montón de plata por un televisor que no se si va a durar hasta el final de la construcción de mi casa, y tenerlo en el cuarto de la casa en la que estoy viviendo ahora sería un desperdicio.

Si me hubiera podido comprar el televisor del que me dieron mal el precio, perfecto, porque era una diferencia muy grande con el precio real, pero al final de cuentas no salió, y por ahora voy a desistir la idea de comprar un televisor enorme de plasma.

Sí me gusta mucho la idea de tener un señor televisor en mi casa, que parezca un cuadro guindando en la pared, pero ha decir verdad no se cuanto falta para terminar mi casa. En el mejor de los casos, faltan por lo menos seis meses para terminar la construcción (que ni siquiera ha empezado). De aquí ha seis meses, los televisores serán más baratos, y costarán lo mismo pero con mejor tecnología.

Entonces, por mientras, me compré un televisor de 21 pulgadas plano, más que suficiente para ver películas en mi cuarto, jugar con el playstation 2 delgado que también me compré (que por cierto, fue por lo que empezó lo de comprarme un tele), y no tener que desbaratarme la espalda con los sillones de la sala.

Así que al final de cuentas, Santa sí vino.

Ferenc

8 Respuestas to “De mí para mí”

  1. Jeka Says:

    Felicidades por tu regalito!!! Cuando lo estrenamos?

Deje un mensaje